El abanico de posibilidades y nuevos desarrollos que propicia un determinado desarrollo tecnológico, lo que vienen a llamarse adyacentes posibles, resulta impredicible en gran parte. Por eso pocos apostaron por el éxito del nacimiento del smartphone (y casi nadie pronosticó cómo lo acabaríamos usando). Lo mismo ha sucedido con YouTube.