A veces, da la impresión de que hemos olvidado lo que era vivir sin la penicilina. Sin vacunas de ningún tipo. También parece que hemos olvidado que no hace mucho el 15 % de las mujeres moría en el parto.

Que, hasta hace poco, se creía que determinadas plantas pueden curar eficazmente el cáncer (aunque en algunos países como en la India todavía lo creen). O que los jueves no son días propicios para dar inicio a ningún proyecto nuevo. O que en el dedo gordo del pie hay una serie de puntos específicamente dotados de la capacidad de controlar el sistema digestivo.